¿Qué pasa con el aceite industrial usado?

martes, 16 junio 2015

Según la normativa comunitaria, el aceite mineral usado es todo aceite industrial que se haya vuelto inadecuado para el uso al que se le hubiera asignado inicialmente. Los aceites industriales usados son considerados residuos peligrosos. Y aunque no lo dijera la normativa, lo dicta el sentido común. Estos se generan en las actividades de talleres de automóviles, todo tipo de industrias, puertos pesqueros y deportivos, maquinaria agrícola, etc. No hablaremos aquí de los aceites vegetales generados en la cocina o restauración.

El Real Decreto 679/2006, de 2 de junio, por el que se regula la gestión de los aceites industriales usados, obliga a los fabricantes de este producto a hacerse cargo de su gestión, por lo que prevé la creación de sistemas integrados de gestión (SIG) para asegurar la gestión de sus aceites cuando se conviertan en residuos y sufragar el coste total de las operaciones necesarias para esta correcta gestión (recogida, transporte y tratamiento).

En Cataluña se encuentran autorizadas dos entidades gestoras SIG de aceites industriales usados: Sistema Integrado de Gestión de Aceites Usados, S. L. (SIGAUS) y Sistema Integrado de Gestión Productores Independientes, S. L. (SIGPI).

REGENERACION.- Aunque existen diversas maneras de reciclar el aceite industrial usado, la regeneración es la única vía de gestión autorizada en Cataluña. No están permitidas otras formas de reciclaje.

¿En qué consiste la regeneración? La regeneración es el proceso mediante el cual se produce aceite de base industrial a través de un nuevo refinado de los aceites usados, combinando su destilación con procesos físicos y químicos que permiten eliminar los contaminantes, los productos de oxidación y los aditivos que contienen, hasta hacerlo apto de nuevo para el mismo uso inicial, de acuerdo con los estándares de calidad y las autorizaciones que exige la legislación vigente.

De la regeneración de aceite industrial usado se obtienen, aparte de agua, las siguientes fracciones que se destinan a la valorización: aceite base, asfalto, combustible y sales potásicas. La normativa establece que el rendimiento de los procesos de regeneración en base seca no puede ser inferior al 55 %.

En general, las entidades financiadas por los fabricantes e importadores están cumpliendo bien con su misión. La más importante de ellas, SIGAUS, informa que durante 2014 recuperó 126.089 toneladas de aceites industriales usados generados en España, lo que supone un 45,30% del total.

La Ley Reguladora de los Residuos establece la obligatoriedad de regenerar el 100% de los aceites usados ​​producidos en Cataluña, muy por delante de la normativa española que “solo” obliga a regenerar el 65%.

En CRONASER sabemos el material con el que trabajamos y apoyamos firmemente las iniciativas implementadas tanto por las autoridades como por las empresas que tienen parte en toda la cadena de la lubricación industrial, por lo que estamos adheridos a SIGAUS.

SUBIR